¡Historia del Uniforme de Enfermería! – Parte 1

Ropa Quirúrgica
9 mayo, 2017
¡Historia del Uniforme de Enfermería! – Parte 2
15 junio, 2017
Show all

¡Historia del Uniforme de Enfermería! – Parte 1

La Enfermería, desde sus inicios, ha sido acompañada por una simbología que la caracteriza y que encierra un significado relevante en su desarrollo como profesión. En la actualidad a pesar de la existencia de normas y del esfuerzo que se viene realizando, se observan con frecuencia modificaciones y uso incorrecto del uniforme. Los profesionales de enfermería tienen la responsabilidad de mejorar la situación actual y proceder como agentes de cambio. Una enfermera u enfermero vestido correctamente inspira confianza y es socialmente respetado. Los aspectos planteados permitirán revalorar la importancia del uso correcto del uniforme, elemento esencial para una buena imagen social de los enfermeros y enfermeras.

La Enfermería ha ido desarrollando el contenido de su hacer a través de la historia, como lo han hecho la Medicina y otras profesiones. Por eso la historia de la Enfermería puede hoy, dar razones de esta evolución, que se ha hecho irreversible, para convertirse en una profesión sin perder la originalidad de su esencia.

INICIOS DEL UNIFORME DE ENFERMERÍA

La creación del UNIFORME se da en el SIGLO XIX. De uniforme almidonado, que evolucionó con cómodas batas unisex, pero sus estilos se basan en función del país en el que trabajaban, el período de la funcionalidad y el tiempo.

Antes de la década de 1800, el uniforme se basa en el uniforme informal usado por los monjes y monjas que cuidaban de los pacientes en los hospitales militares y las iglesias. En esos momentos, la enfermería no era considerada una profesión respetable hasta que la evolución de la Enfermería Militar durante la guerra de Crimea. Se fue la contribución de FLORENCE NIGHTINGALE que allanó el camino para la creación de la ESCUELA DE FORMACIÓN NIGHTINGALE PARA ENFERMERAS EN SAINT THOMAS HOSPITAL DE LONDRES, INGLATERRA EN 1860. Fue también en este período que el uniforme de enfermería primera formal y reconocido evolucionado.

Los primeros uniformes de la enfermera se derivaron de hábito de la monja. Antes del siglo 19, las monjas atendían a los enfermos y heridos, así que era obvio que las enfermeras entrenados laicos pueden copiar hábito de la monja, ya que han adoptado filas como “Sister”. Uno de los primeros estudiantes de Florence Nightingale diseñado el uniforme original para los estudiantes de la escuela de enfermería de la señorita Nightingale. Antes de la década de 1940 se produjeron cambios menores en el uniforme. La vestimenta consistía en un traje sobre todo azul. Los hospitales son libres de determinar el estilo del uniforme de la enfermera, incluyendo la tapa de la enfermera que existe en muchas variantes.

En Gran Bretaña, el uniforme nacional fue diseñado con el advenimiento del Servicio Nacional de Salud en 1948, y el vestido de Newcastle. Desde la década de 1960 cuellos abiertos comenzaron a aparecer. En la década de 1970, las tapas de papel desechables blancos reemplazaron a los de algodón, en la década de 1980, delantales de plástico desplazado a los tradicionales y ropa exterior comenzaron a desaparecer. Desde la década de 1990, matorrales se hizo popular en Gran Bretaña, después de haber aparecido por primera vez en los EE.UU., sin embargo, algunas enfermeras en el Reino Unido siguen usar vestidos, aunque algunos NHS les han eliminado en favor de matorrales como en muchos otros países.

El primer uniforme es un vestido gris de cuerpo entero, con delantales blancos y se cubrió el cuerpo con sólo las manos y la cara queda al descubierto. Este tipo de ropa que les permitió tratar a los pacientes con eficacia y mantener la apariencia respetable y.

Sus uniformes se desarrollaron a través de los años debido a la practicidad, funcionalidad, seguridad y seguridad de los pacientes. Desde 1800, ha evolucionado desde los vestidos blancos y grises con blancos pueden usar pantimedias a túnicas y matorrales. Sin embargo, hay empleadores que prefieren los uniformes tradicionales batas blancas que porque quieren que sus enfermeras para un aspecto profesional y respetable, mientras que otros prefieren matorrales, ya que queremos que sean cómodos y de moda. Algunos matorrales existen en colores lisos, mientras que otros vienen en estampados de diferentes diseños.

Las mujeres en la familia dispensaban los cuidados de forma informal. En los primeros hospitales estaban empleadas quienes realizaban la limpieza en las que recaía ofrecer a los enfermos los cuidados rudimentarios, aún teniendo experiencia reconocida eran consideradas negligentes, llevaban cubierto los cabellos por un gorro (en razón de la tarea que cumplían).

En 1860, el Ruiseñor Escuela de Formación de Enfermeras se abre en St. Thomas Hospital en Londres. La enfermería es reconocida como una profesión honorable. Los uniformes de enfermeras tendían a ser vestidos casi hasta el suelo muy largos delantales blancos tipo delantal.

La Enfermería, desde sus inicios, ha sido acompañada por una simbología propia que la caracteriza, con un significado relevante que permite interpretarla   y comprenderla.

Existiendo también un gran grupo de enfermeras militares protagonistas del cuidado a los heridos en las dos grandes guerras del siglo XX, cuya cabeza coronaban con cofias que delataban sus diferentes rangos, similares a las religiosas. Por otra parte las órdenes religiosas impartían cuidados tanto en hospitales civiles como militares.

La evolución en el modelo de las cofias de enfermeras desde la primera cofia religiosa hasta el abandono total de las mismas, refleja la historia de los cuidados. Las también denominadas tocas devienen en un elemento del rango y ciertos aditamentos como medallas, escudos y cruces condecoran el servicio prestado en las instituciones militares. Siendo las primeras dispensadoras de cuidados en muchos casos mujeres religiosas para los países colonizados, (quienes se cubrían la cabeza como parte de su hábito) no impidiendo que a nivel social existieran mujeres cuidadoras; parte del pueblo las que ofrecían los cuidados desde la transmisión de los conocimientos populares para realizar curaciones desde las ciencias de la naturaleza.

La ascendencia de la religión sobre la Enfermería ha sido importante, ha influido en la formación de las enfermeras y conferido a los cuidados la presencia de actitudes y valores (espirituales y religiosos) durante mucho tiempo. En los principios y prácticas de la Enfermería Moderna que desarrolló Florence Nightingale, están presentes aspectos que se derivan de esta ideología, parte de la indumentaria de las enfermeras (cofia, uniforme), se asemejan bastante a los hábitos de las monjas.

A través de la historia de la enfermería, a ésta se le ha identificado por cuatro símbolos, que justifican su identidad, estos son: Vestido Blanco, Capa, Lámpara, y Cofia.

Históricamente, un uniforme de enfermera típica consistía en un vestido, delantal y gorro de enfermera. En algunos hospitales, sin embargo, los estudiantes de enfermería también llevaba un pin de enfermería, o el delantal del delantal pueden haber sido sustituidos por un delantal estilo zapatero. Este tipo de vestido de la enfermera continúa siendo usado en muchos países.

Las “enfermeras” que tenían que asistir a los enfermos de noche, debían desplazarse por las calles de la ciudad casi sin luz y con mucho peligro, así es que decidieron usar una cofia (así se llamaba entonces a los tocados femeninos) en forma de cono de color blanco y también llevaban una lámpara de aceite en la mano.

En una ceremonia especial se les imponía la CAPA, “ceremonia en la cual quedaban revestidas las enfermeras de su clásico distintivo. El significado de la capa es hacerles sentir el peso en sus hombros de la responsabilidad que han contraído con la sociedad al haber elegido la carrera de enfermera; al brindar cuidado, amor y dedicación, mismas que se han hecho evidentes y característicos de las Escuelas de Enfermería desde su creación.

Esta fue de tela de fieltro, se usó de este material debido a las bajas temperaturas, pues generalmente hacían guardias de 24 horas, siendo las noches largas y frías.

Fuente